Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Vivir una infancia trans: relatos en primera persona

Testimonios de jóvenes trans que hablan de cómo fueron sus primeros años de vida; por qué se empieza a notar un cambio de paradigma en materia de identidad de género. 

En materia de identidad de género empieza a vivirse un cambio de paradigma mundial que en la Argentina se hace eco: la manifestación de niñxs trans es cada vez mayor, la edad en que empiezan a visibilizarse se reduce y cuando los padres consultan ya no preguntan cómo curo a mi hijx sino cómo puedo acompañarlx con amor. 

Según una encuesta del Hospital Durand, referente en el tema, ocho de cada diez adultos trans que consultan percibieron antes de los cinco años una identidad de género diferente a la asignada al nacer y la mayoría vivió ocultándola. De allí que ahora se perciba un Gender revolution (Revolución de género), como tituló la última revista National Geographic. 

Adrián Helien, coordinador del Grupo de Atención a Personas Transgénero del Hospital Durand, responsable de ese estudio, dice: "Ante la fuerte represión de los padres muchos chicxs optaron por no manifestarse, se lo guardaron. Esto repercute en la construcción de su identidad y afecta su destino como persona. Por eso es tan importante aceptar al hijx tal cual es, acompañarlx con amor, saber que todos somos diversos y normales, que no hay una patología sobre la identidad de género". 

Alan Otto Prieto es un varón trans de 30 años, un sobreviviente (según cifras oficiales, los adultos trans tienen 9 veces más riesgo suicida). Él es el superhéroe de su propia historia. Para Alan, recordar su infancia es doloroso y, a la vez, -cree- una oportunidad para proyectar un horizonte distinto, para promover infancias trans felices. "A lo largo de mi niñez y adolescencia tengo el recuerdo de incontables momentos en los que ese devenir mujer que la sociedad me demandaba estaba en las antípodas de lo que yo deseaba. Yo quería ser el más varonil de todxs", dice. "Por años tuve un pésimo comportamiento en la escuela y en otros ámbitos. Mientras todxs buscaban inducirme a ser una princesita, ser suave y sensible, jugar con otras niñas, yo quería ensuciarme". Alan nació en la ciudad patagónica de Las Heras, en Santa Cruz, el sitio al que eligió volver luego de vivir varios años en Buenos Aires. En la Capital pudo asumir su identidad y comprometerse en el activismo trans para aportar experiencia, información y algo del amor que de pequeño le fue negado. "Sin dudas, uno de los episodios que más marcó mi niñez fue la conducta del padre de unos amigos. Vivía a tres casas de la mía y, cada vez que pasaba cerca, me señalaba riéndose y me llamaba marimacho. Esos adultos que supuestamente debían velar por infancias felices no hacían más que infligirnos daño, hacernos sentir avergonzados por quienes éramos". 

Alma Sánchez nació con genitales de varón hace 47 años en Santa Rosa de Río Primero, en Córdoba, el pueblo natal del cura Brochero. Su padre era maestro rural en un paraje cercano, La Cañada, que hoy ya no existe (el océano verde de la soja arrasó con árboles, ranchos, escuela, pájaros). Allí vivió ella con su familia hasta que su padre se jubiló y todos volvieron a Santa Rosa; luego ella, a Córdoba capital, hasta que en 2006 decidió mudarse a Buenos Aires. Recién a partir de entonces, ya con casi 40 años, empezó a animarse a dar a conocer su identidad femenina, su verdadera versión de sí misma. "El registro que tengo de mi infancia tiene que ver con una natural percepción de mí como una niña. Eso les pasó a todas las personas transexuales que conozco. Ante esto que yo sentía, mis comportamientos lógicos eran los de una niña. Y ahí fue cuando aparecieron los primeros reproches. Ahí apareció ¡el problema! Yo me preguntaba: ¿Cómo es que todos ellos -padres, hermanos, el mundo- no se dan cuenta de que soy una niña? Y, en ese momento, mi nombre masculino y mi pene no fueron demasiado importantes. A la vista de un adulto sí lo eran, comprendí después. Yo decía: "Y bueno, tengo un pene y ¿con eso qué?, si lo mismo soy una nena"; "Me llaman Felipe", pero llámenme como quieran que yo no soy Felipe". Es decir, no racionalizaba eso como problema, lo vivía desde lo sensible". 

El coordinador del Grupo de Atención a Personas Transgénero del Durand, dice: "Las primeras manifestaciones son, en muchos casos, preverbales; se trata de pequeñxs que comunican algún grado de disconformidad genérica ya sea porque rechazan su propia ropa, porque eligen un trapito para tener pelo largo como las nenas, porque sufren frente a los juegos que se les proponen y a algunos les empieza a molestar el nombre que tienen". Aclara que en cada niñx es diferente esa visibilización y la angustia que conlleva. 

Sin ser del todo consciente Alma fue haciéndose cargo del "problema" que le señalaban los adultos y asumió la triste y difícil tarea de "esconder" a esa niña lo más posible, de alojarla en el lugar de los sueños. "Me hice muy soñadora y las secuelas de eso es que aún hoy me cuesta tener la atención concentrada por mucho tiempo y tiendo al divague o a soñar despierta. Lo tomo como secuelas de lo que me tocó vivir. Yo era una niña y no me dejaban serlo, pero sabía que, si me aislaba y entraba en mis sueños, sí lo era". 

Santiago Thomas Romero Chirizola es un varón trans de 23 años. El recuerdo de su niñez que elige compartir se remonta a sus cuatro años, en el jardín de infantes al que iba en San Luis, la ciudad donde nació. "Iba al jardín público Lucio Lucero donde las nenas jugaban en las hamacas y casitas del patio y los nenes con ruedas que giraban por todo el patio imaginando ser autos y camiones que volaban y escapaban de la policía. A mí me dejaban usar una rueda chiquita y de colores (la más lenta). Yo era feliz, era todo un logro no tener que jugar a la casita. Tenía un amigo, Gonzalo, que me ayudaba a conseguir esa rueda cada día, porque eran pocas y se peleaban entre los varones por adueñárselas. Había días que la fuerza desigual, simbólica y práctica de poder hacía que me quedara sin mi ruedita; entonces, recuerdo ir a sentarme en la puerta de una casita a mirar cómo jugaba el resto". En la escuela primaria, Santiago dice que no encontró ningún espacio de libertad, de juego, sólo cariño desarrapado. "Me pasaron a una escuela privada, católica y de mujeres. Se me cortaron las alas, odiaba ese lugar. Mi mamá siempre me recuerda como una niña triste a la que no sabía cómo ayudar", dice. Él recuerda que buscaba como un salvavidas generar algún momento de juego. "En el barrio era mi revancha: a los seis años empecé a salir a jugar al fútbol (los momentos más felices y difíciles a la vez). Me costaba mucho, me daba vergüenza porque nadie terminaba de avalar que estuviera ahí pero, a su vez, yo me ganaba el aprecio y los amigos que me dejaban jugar. El mundo varonil se presenta violento, hostil. Aprendí a pegar piñas, a jugar sucio, a mostrarme más fuerte que los otros (los que tenían pito) para poder sobrevivir". Para Alan, también el barrio fue liberador, porque allí se disponían las tardes de juegos sin tanta etiqueta normalizadora. "En el barrio tenía lxs mejores amigxs que podía soñar, todxs ellxs, y especialmente Yanina, me dejaban ser libre. Me buscaban siempre para jugar y me hacían el aguante. Éramos niñxs con familias muy diversas: algunos con mamá y papá, otros solitos con sus mamás. Pero siempre nos sentíamos segurxs de nuestro vínculo de afecto. Nos conteníamos lxs unxs a lxs otrxs en un universo que siempre nos estaba subestimando", relata. 

Como a Santiago, a Alan el barrio le enseñó a sobrevivir al mundo varonil. "Me hizo ser igual, jugar como arquero del equipo sin importar lo que los pibes de otras manzanas dijeran de mí; el barrio fue mi lugar en el mundo en cada casa que nos construíamos para escabullirnos de realidades familiares, a veces dolorosas, en cada excursión para cazar lagartijas o en cada grito que anunciaba la hora de jugar". "Vuelvo a Yanina", dice Alan, y sigue recordando esa trabajosa infancia. "Con ella experimenté muchas primeras preguntas sobre mi identidad. Una vez, por ejemplo, intentamos hacer pis paradxs y, obviamente, nos meamos los pantalones. Nos reímos mucho de eso en nuestra inocencia infantil. Lo sentíamos como parte de un juego pasajero, pero había algo más". Abandona la frase allí, como instalando una pregunta. Y sigue desnudando su infancia, exponiéndola con su relato: "Yo sufría cada vez que me regalaban algo de Frutillitas, muñecas o vestidos. Yo quería pistolas de agua y los zapatos Kickers para la escuela. En una Navidad los conseguí: no me los sacaba ni para dormir". Su sonrisa es un aletazo divino. 

El psicólogo Alejandro Viedma explica que cuando los padres caen en la cuenta de que tienen un hijx que podría ser trans entran en conmoción porque no saben cómo manejar la situación y tampoco encuentran mucha ayuda afuera, ni de parte de profesionales ni de otras personas. "Gran parte de la sociedad tiene una mirada que juzga a las personas trans y esa crítica muchas veces se dirige hacia los padres de estos niñxs. Entonces, los adultos interiorizan un superyó muy severo, que hace que se pregunten: ¿en qué fallamos?, un interrogante acompañado por sentimientos de culpa, dolor y vergüenza", dice. Hace 20 años, cuando chicxs como Alan o Santiago transitaban su infancia, sin ni siquiera la posibilidad de discutir acerca de una ley de identidad de género, todo era más difícil. Viedma, un profesional especializado en temas de diversidad sexual, nota un cambio de paradigma en los últimos años: antes los padres acudían para tratar de resolver "el problema" del hijx, para que "se cure" y, últimamente, se acercan para buscar y adquirir herramientas, información para poder comprender y acompañar a ese hijx, para poder respetarlo y aceptarlo tal cual es. "Eso sucede si primero se dueló a aquel hijo que se tuvo y en el cual se depositaron muchas expectativas, según se esperaba por su sexo biológico y su género. El proceso puede ser penoso y largo, y sólo se lo traspasa con el amor y la capacidad de empatía. La comunicación fluida entre padres e hijxs es fundamental para celebrar la individualidad de cada quien, para conocer bien a ese otro. Porque se debe entender que la persona trans tiene la convicción interna de sentirse con un sexo distinto al que le asignaron y eso lo lleva a que no claudique en el camino de querer y necesitar expresar su identidad autopercibida, el género que siente como propio". 

Liliana y Daniel son padres de un varón trans que hoy tiene 24 años. "Tus primeros pasos alrededor del añito de vida transcurrieron en el patio de la abuela Sara y se fueron afianzando hasta correr con un fútbol que se conectaba con la intimidad de tu ser. La preferencia por los autitos que les pedías a los reyes magos también nos fue señalando un camino que de alguna manera seguimos intuitivamente", escriben en una carta dirigida a su hijx en la que desandan su recorrido. "El alejarnos de casa hacía que pudieras respirar más libertad. Unas vacaciones en Viña del Mar las disfrutaste jugando en el mar con bermudas celeste". Relatan que durante toda la escuela primaria se sucedieron las batallas para ir a comprar ropa, batallas que ganaban ellos como padres. "Tengo que reconocer con dolor que conservo fotos de un niñx triste que, por complacer, cedía y allí venía la incoherencia. Recuerdo que un nudo me atravesaba la garganta. Tanto lamento mi ignorancia, qué fácil hubiera sido haberlo entendido desde entonces, cuántas lágrimas te hubiera evitado hijx mío". La extensa carta publicada por estos padres en la guía de buenas prácticas en salud para personas trans de la organización Capicüa termina diciendo: "Para el amor de madre no importa si es hijo, hija o lo que sea. A la increíble persona que sos la sigo teniendo por siempre. Te queremos y estamos orgullosos de vos". 

Cuando a Alan se le pregunta por sus padres, dice: "Sé que ellxs hacían lo que podían. Era difícil para mi mamá entender por qué yo siempre andaba despeinado, rodeado de varones y con la ropa sucia". Y el juego, lo más constitutivo de toda infancia, vuelve al discurso de Alan como un remanso. "Pero aun así, mi vieja siempre me dejó jugar", reconoce. "El problema venía en la época de los cumpleaños y las fiestas, cuando ella quería que yo fuera una nena como cualquier otra. Entonces peleábamos y ganaban la represión y los mandatos". 

Cuando a Alma se le pregunta por sus padres, dice: "Yo soy padre de cuatro y lo que pienso es que hay que dejar ser a los niños. Y, si tenés un hijo o hija transexual, déjalo ser. Acompañalx con amor y ya". 

Cuando a Santiago se le pregunta por sus padres, responde sin dudar: "Ellxs son sobrevivientes de esta sociedad. Más que aciertos y errores, hubo confusión, dolor y desconcierto. Nadie te enseña cómo criar a un niño libre; menos, a un niñx trans. Ellos me acompañaron, no me dejaron en la calle. Vivieron cada injusticia a mi lado así como también fueron protagonistas y me ayudaron a abrir cada puerta". Recuerda cuando en la adolescencia se cortó el pelo, se tapó las tetas y le dijo al mundo que me llamaba Santiago Thomas. "Ahí estaban mis viejos: firmes y confundidos, tristes e incomprendidos acompañándome en mi decisión". 

¿Cómo promover infancias trans felices? Alan lo responde con su experiencia. "A cualquier persona que ejerza la crianza de niñxs les digo siempre: permitan a sus hijxs libertad, déjenlxs ser distintos, impulsen el deseo y la curiosidad, no teman responder preguntas incómodas". No hay una sola manera de transitar el género, ni manuales que enseñen a ser padres, hermanos, familia de un niñx trans. Las vivencias apuntan que más que centrarse en el "problema", la oportunidad es abrirse al "amor". Propone Alan: "Nuestras vidas deben ser de amor y felicidad y no por el simple hecho de ser trans alguien puede venir a violentarnxs o reírse de nosotrxs. Pensemos en las nuevas generaciones: lxs niñxs trans de hoy tienen que ser felices. Nosotrxs ya pagamos el costo de visibilizar nuestras realidades, es hora de que seamos todxs un poco más amadxs y menos señaladxs". 

Por respeto a la norma de uso de los entrevistados, la letra "x" reemplaza la "a" y la "o".

Verónica Dema | La Nación


El 70 por ciento de los chicos LGTB sufren discriminación y piden más capacitación docente.

Los datos surgen de una encuesta realizada en todo el país por la asociación civil 100% Diversidad. La mitad de ellos (51,4 por ciento) contó que pidió ayuda en el colegio, pero en el 42,7 por ciento de los casos esa ayuda fue "completamente inefectiva".



La falta de capacitación de los docentes es el principal problema para poder bajar los altos niveles de discriminación que sufren los adolescentes gay en el aula que, según una encuesta realizada en todo el país, supera el 70 por ciento. 

"La participación del sistema educativo es fundamental, pero no hay una formación docente que trabaje el tema de la diversidad. Debería estar incluido en la currícula de los docentes porque, no quiero sonar dramático, pero de mínima, salva la escolaridad, y de máxima, salva vidas", le dijo a Télam Adrián Helien, especialista en la problemática transgénero del Hospital Durand y Presidente del Capítulo de Sexología y Diversidad Sexual de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA). 

De acuerdo con una encuesta realizada por la asociación civil 100% Diversidad, 7 de cada 10 alumnos LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex) fueron acosados por su orientación de género. 

La mitad de ellos (51,4 por ciento) contó que pidió ayuda en el colegio, pero en el 42,7 por ciento de los casos, esa ayuda fue "completamente inefectiva". 

Es la primera vez que se realiza este tipo de encuesta, que tuvo el apoyo de CTERA y contó con la participación de 781 alumnos de todo el país. 

El informe sostiene que los "estudiantes están expuestos de manera abrumadora a ser víctimas del lenguaje peyorativo, prejuicioso y discriminatorio: casi ocho de cada diez estudiantes informa haber escuchados comentarios como "puto" o "torta" usados de manera negativa. Un 30,6% de las/os estudiantes LGBT informa que el personal de la escuela no intervino cuando se expresaron ese tipo de comentarios a pesar de que casi tres cuartos de los estudiantes LGBT dicen que les molestan en alto grado". 

La psicóloga Lía Ricón, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y especialista en niños y adolescentes, asegura que resulta "indispensable que el docente tenga claro el problema para poder ayudar a los estudiantes. Si está atravesado por un mandato religioso que considera pecado a las diversidades sexuales que no responden al mandato bíblico o seudo-científico que las considera patología, no va a poder ayudar al grupo a que entienda la problemática". 

El estudio muestra también como se ve afectada la calidad de aprendizaje hasta llegar incluso a la expulsión del sistema educativo. El 38,9 por ciento de los chicos aseguró que a causa del clima hostil había faltado al menos una vez durante el último mes. Por el contrario, cuando se sentían contenidos por sus docentes, las probabilidades de faltar al colegio bajaban al 26,8 por ciento. Además, el 14 por ciento de los alumnos reconoció que tuvo que cambiar de colegio en el último año. 

Helien, autor del libro Cuerpos Equivocados, agrega: "Es un tema muy importante por lo frecuente que es. Los niveles de discriminación son muy altos cuando no se responde al modelo binario de hombre-mujer heterosexual. Para muchos chicos, esta discriminación en esta etapa tiene consecuencias muy graves y una de las más nefastas es el abandono de la escolaridad. Los chicos son altamente vulnerables. La identidad no se elige, se la vive y si se la guarda, puede ser muy dañino. Muchas veces los docentes permiten que esto ocurra". 

Por su parte, Ricón sostiene que no se trata de "tolerar, no hay nada que tolerar ya que esta actitud implicaría colocarse en una posición de por lo menos cierta superioridad que permite "tolerar" a los que "se salen del surco".

Mariana García | Télam

Madres que escuchan: cuando el rosa y el celeste no alcanzan

¿Qué pasa cuando el binomio varón-mujer no es suficiente? A cuatro años de la sanción de la Ley de Identidad de Género reflexionamos sobre la niñez trans en una sociedad que sigue patologizando lo queer.

Una madre da a luz mellizos. Le habían dicho que iban a ser dos varones. Al principio uno de los bebés no paraba de llorar. Todavía sus papás no sabían cómo interpretar el reclamo de su hijo. Después de robarle todas las remeras a su vieja para usarlas de vestido, uno de los mellis pudo articular la frase que iba a liberarla: “Yo nena, yo princesa”.

El rol de una madre, muchas veces sobrevalorado por una sociedad que coloca a la mujer como un instrumento “para”, resultó fundamental en el caso de Lulú. Sin embargo, una madre no deja de ser mujer para servirle a su hijo, como tampoco deja de serlo cuando lleva el rol de esposa, y esto es algo que hay que tener presente al hablar del Día de la Madre. Hay mamás luchadoras, revolucionarias y guerreras, pero sus revoluciones no las hicieron como madres sino como mujeres.

El género es una construcción social, cultural, moral, ideológica y política. La dicotomización de los roles que ordena las mentes permite comprender el mundo según el opuesto del rosa y el celeste. Lo “femenino”, con todos sus atributos rosados, sensibles y delicados, y lo “masculino” con todas sus características fuertes y bien “machas” de la paleta de los azules. Un binario que simplifica, categoriza y etiqueta por un lado pero que, por ese mismo encasillamiento, estigmatiza, patologiza y excluye. Esta es la opción que conocemos, pero el mundo del rosa y el celeste no alcanza.

Los roles de género y toda la mochila cultural que implica llevarlos nos atraviesan desde la pre-natalidad. Mecánicamente, con un bebé en camino se planifica y proyecta de acuerdo al sexo biológico asignado. Se busca que ocupe un lugar en el binario heteronormativo. Sin embargo, la categorización que la sociedad pretende imponer a rajatabla como lo normal y saludable invisibiliza la posibilidad de pensar el género como algo mucho más flexible y mutable. El caso de “Lulú” fue bandera y el “Yo nena, yo princesa” derribó toda esa estructura que brega por un mundo dividido por el opuesto inevitable y necesario de la feminidad y la masculinidad. El rol de una madre que acompaña desde el amor fue esencial.

Hay muchas maneras de autopercibirse genéricamente. Hay quienes se sienten a gusto con el género asignado al nacer pero que no encajan con los estándares de lo que se espera de ese género, otros que ni lo piensan y en otros casos, hay quienes directamente se identifican con otro género. “Hay niños, niñas o niñxs que al momento de nacer no se perciben con el sexo con el cual nacieron y lo pueden expresar desde las edades más tempranas, como cuando comienzan a hablar. Por ejemplo, tengo registros fotográficos en donde un niño que nace biológicamente varón se autopercibe como nena y pone un trapito en su cabeza a manera de cabello. Otros niños lo expresan de otras maneras. Eso existe. La identidad genérica puede no coincidir con la del sexo asignado al nacer y es algo absolutamente normal”, cuenta Adrián Helien, médico psiquiatra, coordinador del Grupo de Atención a Personas Trans (GAPET) del Hospital Durand y autor del libro Cuerpos equivocados de editorial Paidós. Y agrega: “El 80% de los adultos que nos consultan se percibieron con un género distinto al que la cultura les había asignado al nacer antes de los cinco años. Antes de los 10 años ya te da una cifra del 90%. Esto existe”.

Por su parte, los padres atraviesan una montaña rusa de sensaciones, inquietudes, miedos e incertidumbres y muchas veces, incluso inconscientemente, esos sentimientos son los que luego son transmitidos a los niños y niñas, y les impiden vivir una niñez plena. Adrián amplía: “Hay dos lugares que deberían ser los más contenedores de los niños y niñas, que son la familia y la escuela. Pero la realidad es que son dos lugares altamente normativos y binarios, y que están imbuidos y presionando muchas veces por estos valores: todo el tiempo se trata de que los chicos, chicas y chicxs ingresen en estas casillas. Y, la mayoría de las veces, esos chicos no tienen el poder de expresarse y de ser escuchados. Ese es el tema, escuchar y ser respetados en su percepción de género. Y la contención necesaria para esto es algo que no todos tienen. Muchas veces un padre le transmite miedos e inseguridades a sus propios hijos desde el “Esta todo bien con que sea trans pero ¡cómo va a sufrir!” Es lo mismo. Hay que trabajar para que los padres y las madres puedan aceptar y abrazar amorosamente a su hijo o hija simplemente por quién es y no transmitirle el mandato de entrar en un casillero”. Gabriela, la mamá de Lulú se llevó el mérito porque hizo algo que muchas madres no se animaban: escuchar a su hija.

La “policía del género”, como la llama Adrián, es aquella sociedad en donde la violencia adopta diversas formas que empiezan por la no escucha y el maltrato. Los niños y niñas que frecuentan el consultorio de Helien no sufren por una patología, sufren por una sociedad que los patologiza. En la sociedad de la disciplina, donde se castiga al diferente, al que ve más allá del rosa y el celeste, se sanciona al niño o niña por ser.

La transexualidad ha sido y es catalogada como una enfermedad, un trastorno o una incongruencia desde diferentes espacios de la salud, “Yo diría que más que un vacío, hay un “llenar” esa ignorancia que se plantea. Es decir, sabemos mucho de ciencia pero nos manejamos simplemente con otras variables normativas, impuestas desde otras categorías. Los manuales de los trastornos mentales llenaron ese vacío simplemente con prejuicios, discriminación, coartación de derechos, y patologización”. El discurso normativo, entonces, alimenta el odio y justifica la transfobia.

Según un informe del GAPET, la patologización de la niñez trans aumenta ocho veces la posibilidad de tener conductas suicidas en el futuro o incluso llegar a efectivamente cometerlo. Y detrás de la violencia familiar, viene el resto: un sistema educativo que expulsa y estigmatiza, un sistema de salud desinformado e inaccesible, un mercado de trabajo que imposibilita el acceso a un trabajo formal, el consumo problemático de drogas y alcohol, y una policía que maltrata y abusa.

No obstante, ser políticamente correcto y aceptar las identidades trans no es suficiente. No hay una sola manera de ser trans, como tampoco hay una sola manera de no serlo. La sociedad occidental, patriarcal y heteronormativa nos da una sola respuesta: la del binomio, la que conocemos. Pero el género en sí es algo mucho más fluído en cuanto a sus representaciones y sus expresiones. Es necesario entonces manejar una mirada crítica al respecto. Adrián concluye: “Creo que es un polo idealizado que borra la diferencia que existe con respecto a cada género, porque no es que hay una sola forma de ser hombre o una sola forma de ser mujer y, si bien la sociedad es binaria, la ciencia es binaria y el mundo está dividido entre hombres y mujeres, lo que sucede es que hay un montón de personas que también se definen por fuera de ese binario, ni tampoco quieren entrar en ese binario. Y en verdad, pensando en la teoría de Judith Butler donde plantea que hay tantos géneros como personas hay, se borra un poco este binomio genérico del que hablábamos antes. Estas categorías están siendo cuestionadas y hay muchas más categorías genéricas que rosa y celeste. En realidad, hay un arcoíris”.

Manuela Sisti | Revista Chocha

V Jornada de Sexología y Diversidad Sexual

El sábado 24 de septiembre en la Fundación Sanatorio Güemes se llevó a cabo la V Jornada de Sexología y Diversidad Sexual, organizada por Conciencia Humana en la Salud, Aula de Ciencias de la Salud y GAPET, bajo la dirección del Dr. Adrián Helien y la Dra. Sandra Magirena.

Con cupo de asistentes completo, profesionales de diversas áreas de la salud se dieron cita para disfrutar de un evento en donde se abordaron distintos aspectos de la sexología clínica y la diversidad sexual, con exposiciones de gran interés académico. 

En la primera parte de la jornada estuvieron presentes la Dra. Sandra Magirena (Actualización sobre problemas del deseo sexual), el Dr. Adrián Helien (Los vínculos sexuales entre el amor y el dolor), el Dr. Adolfo Casabé (Más allá de la disfunción eréctil), la Lic. Patricia Faur (Adicción al sexo), la Lic. Claudia Teodori (Femicidio en Argentina) y la Dra. Rosa Pappolla (Universos sexuales juveniles en la consulta en sexualidad).

En el panel de Cirugías de reafirmación de género disertaron los doctores Javier Belinky y Marcelo Di Maggio. 

Por otro lado, el Dr. Adrián Helien junto al equipo del GAPET y Fundación Aiglé, disertaron sobre Experiencia trans en la niñez y adolescencia.

El panel de Experiencias clínicas estuvo a cargo del Mg. Dante Tolosa (De lo categorial a lo dimensional en el abordaje de una adolescente transgénero), la Lic. Liliana Castro (Entre pasillos: niñez y transexualidad), la Lic. Josefina Rabinovich (Varones y mujeres con esposas embarazadas. Lo semejante, lo diferente) y la Lic. María del Carmen Rodolico (Pendientes del debut sexual).

El clima afectuoso que se generó durante la jornada acompañó un momento único de aprendizaje e intercambio de experiencias e ideas entre disertantes y asistentes.
Agradecemos profundamente a todxs lxs que participaron y esperamos reencontrarnos en próximos eventos.

Compartimos con ustedes algunas fotos de la Jornada.











Diversidad Sexual en Fundación Aiglé

El 16 de septiembre el Dr. Adrián Helien dio una clase de Diversidad Sexual en la Fundación Aiglé en el marco del curso presencial intensivo que se realiza en dicha institución.
La gran participación y compromiso de los alumnos con los contenidos abordados generó un rico espacio de intercambio para seguir profundizando sobre la temática de la diversidad sexual.