Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Puede que usted sea casada, divorciada, separada, viuda, soltera; tenga uno, muchos hijos o ninguno; puede que tenga actualmente relaciones sexuales con alguien o no. Le puede ir bien en la vida o no tanto. Tenga menos de treinta, más de 60 o una edad intermedia. En cualquier momento todos y todas tenemos necesidades emocionales y afectivas. Pero aun teniendo cubiertas estas necesidades, las relaciones sexuales siguen siendo importantes y pueden acabar con la relación de pareja si no funcionan proporcionándonos placer.

Para la inmensa mayoría de las mujeres no poder alcanzar el orgasmo es una frustración importante en la vida. El propósito de esta nota es brindar un esbozo del camino que conduce al orgasmo en la mujer.

Imaginemos una ruta a la que se llega por múltiples caminos. No es sencillo resumirlo en un par de páginas pero vale la pena el intento. Siempre es posible aprender algo y este concepto es de suma importancia y utilidad: La sexualidad se aprende y a tener orgasmos también.

¿Qué es el orgasmo? 

Definición de la Real Academia Española: Orgasmo: es la culminación del placer sexual. Es el pico que se percibe concientemente en la respuesta sexual. Al hablar de conciencia, me refiero a que las personas que tienen orgasmo se dan cuenta que lo tienen sin lugar a dudas, independientemente de que puedan percibir distintas intensidades; mayor o menor ya que los orgasmos no son todos iguales.

Algunos números acerca del orgasmo 

Vamos a ubicarnos en los números que nos dicen que las mujeres:

  • No experimentan el orgasmo de ninguna manera: 10%
  • Lo experimentan de manera poco frecuente 10% 
  • Lo experimenta con coito más estimulación clitorídea 50% 
  • Llegan al orgasmo sólo con la penetración 30% aproximadamente 


La primera conclusión es que la mayoría de las mujeres necesita normalmente de la estimulación del clítoris (manual, oral, etc.) además de la penetración para alcanzar el clímax. Esforzarse en tener el orgasmo sin estímulo del clítoris, aunque es posible, no sería adecuado ni fisiológico.

Qué factores intervienen en el orgasmo 

Si bien no hay una tecla que accionar sino múltiples zonas, secuencias corporales y mentales que intervienen; existen algunos factores importantes para alcanzar el orgasmo:

Primero conocerse 
Conocer nuestra historia. Muchos mensajes que hemos recibido no ayudan a ejercer nuestra sexualidad con placer, más bien todo lo contrario. Esos mensajes aunque no los veamos, están y muchas veces bloquean la respuesta sexual de manera poco o directamente inconciente (sin darnos cuenta). Podemos darnos cuenta de esta situación y cuestionar estos guiones. Es necesario reescribir nuestra historia actual para apropiarnos de este nuevo aprendizaje del placer.

Aceptarse
Aceptar nuestro cuerpo es muy importante. Muchos mensajes en nuestra cultura nos bombardean con un ideal de cuerpo femenino joven y extremamente delgado. Como si la única forma de acceder al placer sea a través de un cuerpo de modelo siempre espléndido y adolescente. Para disfrutar de nuestro cuerpo primero hay que aceptarlo, quererlo y luego apropiarnos de el. Todo nuestro cuerpo está cubierto de piel. La piel en sí, es un órgano lleno de receptores que responden ante la estimulación y nos acercan al orgasmo.

Encender motores y avanzar en el conocimiento del mapa del placer
Las mujeres que logran el orgasmo son las que cambian su actitud pasiva de “esperar que el príncipe azul les de el orgasmo", por la de ir activamente en búsqueda de su propio placer.

Conocer nuestros puntos eróticos
Cuando exploramos nuestro cuerpo podemos, si nos permitimos, descubrir nuestras zonas erógenas. Esas que al tocarlas nos llevan al disfrute. Si bien hay zonas más conocidas que nos conectan con el placer (boca, genitales, pechos, glúteos, cuello, etc.) todo el cuerpo responde al erotismo potencialmente. Solo hay que animarse a ser científicos e investigar las infinitas posibilidades.

Conocer nuestros genitales 
Si no incorporamos los genitales como parte natural de nuestro cuerpo probablemente no sepamos como actúan. Explore sus genitales, percibiendo las distintas texturas. Tocando concientemente y buscando distintas sensibilidades. Si bien todo el cuerpo y la mente se activan en la respuesta sexual, los genitales se llevan la medalla de oro y sobre todo un órgano llamado clítoris donde se encuentra la mayor cantidad de receptores al placer en la mujer.

Conocer nuestras fantasías
Las fantasías son actividades mentales que nos conectan con escenas, escenarios, actividades, que nos transportan al ideal de relación sexual. En la mente y en el cerebro todo es válido y lo puedo disfrutar. Se puede aprender mucho de las fantasías. Corresponde más bien al terreno de lo imposible y lo idealizado. La fantasía puede ser muy excitante y no tener nada que ver con el deseo de llevar a cabo tal situación. La mayoría de las veces son un combustible indispensable a la hora del orgasmo.

Conocer nuestras formas de expresar placer 
No hay un solo botón para el placer ni una sola manera de expresarlo. Todos los sentidos pueden sumar información al centro del placer que está en nuestro órgano sexual más importante: El cerebro. La expresión del placer incrementa la posibilidad de aumentarlo. Expresar a través de gestos, palabras, movimientos (como contraer o relajar ciertas partes del cuerpo) aumentan las posibilidades de excitarse, cerrando así un círculo positivo que se retroalimenta de más excitación.

Abandonarse al placer
Muchas mujeres sienten el placer y pueden aumentarlo, dándole mayor volumen como si fuera un botón de un equipo de audio. Pero llegado el momento donde perciben un alto nivel de excitación, se asustan y cortan el estímulo. Tienen miedo de abandonarse al disfrute. Es necesario prestar atención plena a los estímulos y entregarse al placer sin temores para seguir en el camino de alcanzar el orgasmo.

Orgasmo individual 
Cuando una mujer ha llegado al orgasmo sola, está en condiciones de darse cuenta de sus necesidades, tanto físicas como psíquicas para lograrlo. Sabe y ha recorrido con su propia experiencia su “mapa de excitación”. De aquí en adelante lo que resta es poder crear un clima seguro (aunque sea sexo de una sola noche) donde pueda permitirse recibir, pedir y jugar activamente sus gustos y necesidades.

Orgasmo en pareja 
Una vez que ha recorrido su camino al orgasmo sola, pasamos al orgasmo compartido con la pareja. La clave en este caso es la comunicación que va a permitir conectar nuestro mapa erótico con el mapa de la pareja sexual. Se necesita un nivel importante de intimidad y confianza para poder partir del propio camino y entrecruzarlo con el de la pareja, para disfrutar juntos de la experiencia. Cada persona tiene sus juegos sexuales favoritos, ahora se trata de jugar y divertirse de a dos. Esto incluye el uso de anticoncepción si no desea un embarazo y/o del uso de profiláctico para práctica de sexo seguro.

Fingir no es bueno
No ayuda y por el contrario bloquea las posibilidades de aprender. El show del orgasmo para el varón o quien sea, solo contribuye a bajar la estima y continuar el ciclo de la anorgasmia. Si quiere tener orgasmo: Deje de actuar. Dedíquese a aprender y sea sincera con usted misma primero.

Factor tiempo
Si bien no hay un tiempo estandarizado para tener un orgasmo y varía de una mujer a otra, es necesario un estímulo que no sea menor a veinte minutos como promedio.

Finalmente
Todas las mujeres pueden potencialmente alcanzar el orgasmo. Esta nota es solo una pequeña guía, resta que cada mujer transite su propio camino aprendiendo de su experiencia.

Ante cualquier duda consulte a su sexólogo de confianza.

Sobre Adrián Helien

Médico especialista en Psiquiatría y Sexóloga Clínica. Coordinador del Grupo de Atención a Personas Transexuales (GAPET), División Urología del Hospital Durand.
«
Siguiente
»
Anterior