Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Por el Dr. Adrián Helien 

Elongación peniana: Mito y Realidad

La disconformidad con el tamaño del pene o la duda acerca de la “normalidad” de los genitales es un motivo de consulta masculina.

La percepción que los varones tienen de su pene, es parte importante de la imagen corporal global. La imagen corporal es la visión que tiene cada uno de su aspecto físico. Una imagen positiva hace a la autoestima y es vital en las relaciones íntimas. La vergüenza por un defecto físico, real o imaginario puede dificultar los acercamientos sexuales y además, otros aspectos de socialización como la práctica de algún deporte, por el miedo que produciría estar desnudo en un vestuario, por ejemplo. Una imagen propia negativa produce dolor y angustia. Muchos varones están muy preocupados por poder darle placer a su pareja. Piensan que su pene es pequeño y por este motivo no van a poder satisfacerla sexualmente. Consideran que la penetración es lo único importante. Se dicen a si mismos “la verdadera relación sexual es cuando se penetra”, todo lo demás es sexo de segunda. En el mejor de los casos un buen prolegómeno para “lo principal”.

Esto habla de por lo menos algunos mitos y prejuicios, a lo que hay que agregarle en la mayoría de los casos desinformación.

Primero podríamos decir que la relación sexual no es solo penetración. Existe un sinfín de acercamientos eróticos. La relación sexual es un puente construido entre dos. Este puente tiene que ver con todo tipo de conexiones, corporal y a nivel fantasía que produzcan placer para ser compartido. Esto incluye palabras, toques, caricias, juegos, etc. Es muchísimo más que el coito o penetración.

Si de placer se trata, el placer de la mujer no depende del pene del varón, aunque al varón le cueste reconocerlo. El órgano más importante en función del orgasmo es el cerebro. Allí se percibe concientemente el pico de placer en la respuesta sexual que lo define. Existen orgasmos producidos durante el sueño sin que medie ningún estimulo físico.

Respecto de la otra zona importante para desencadenar el orgasmo hay que referirse al clítoris. El clítoris, según estudios científicos, es vital en la recepción de los estímulos que dan el orgasmo femenino.

Es interesante destacar que el pene durante la penetración da muy poco estimulo en esa zona (depende de la posición utilizada) y lo hace de manera indirecta. La mayoría de la mujeres necesita normalmente estimulo de la región del clítoris, antes y o durante la penetración.

También cabe destacar que la mayoría de las mujeres que se masturban, lo hacen estimulando de alguna manera el clítoris y no introduciéndose nada en la vagina.

Respecto de lo excitante de un pene grande para una mujer, podría ser comparable a lo que le puede producir un varón con un determinado color de ojos. No por que sea imprescindible, si no por cuestión de gusto particular y estimulo psíquico o fantasía que despierta. Recordemos que la vagina se adapta al pene que la penetra.

Solo existiría un problema, si el tamaño del pene que penetra es menor de 10 cm., que es la longitud aproximada de una vagina en estado de excitación. Los penes de entre 10 a 20 cm. en erección son TODOS normales.

No hay método científicamente aceptado para agrandar el pene. Todos los publicitados como tales (bombas de vacío, masajes de todo tipo, estiradores de todo tipo, hipnosis, etc.) Son ESTAFAS. Con el agravante que se puede dañar el delicado mecanismo de la erección y producir una disfunción eréctil secundaria.

Cuando alguien tiene un tamaño normal y no lo acepta podría tener una distorsión cognitiva de su esquema corporal, una distorsión en su sistema de creencias, o un trastorno de ansiedad, entre otros problemas.
Necesita ayuda de profesionales especializados. En este caso psiquiatra o psicólogo con experiencia en el tema.

Si este tema lo preocupa no dude en hacer la consulta.

Sobre Adrián Helien

Médico especialista en Psiquiatría y Sexóloga Clínica. Coordinador del Grupo de Atención a Personas Transexuales (GAPET), División Urología del Hospital Durand.
«
Siguiente
»
Anterior