Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Por el Dr. Adrián Helien

¿El deporte y el sexo son amigos o enemigos?

Podemos afirmar que en términos generales son muy buenos aliados.

Cuando el deporte es moderado o acorde a las posibilidades de cada uno, es beneficioso.
Sobre todo el deporte practicado con placer y no con exigencia.

La exigencia se lleva muy mal con el placer. No me canso de repetir el las terapias a las que acuden varones y mujeres buscando alivio a sus problemas en la sexualidad, que la relación sexual erótica tiene que conectar el placer y la no exigencia.

Volviendo al tema de la actividad física, sabemos que cuando es moderada mejora el estado de ánimo, libera endorfinas, sustancias que provocan sensación de bienestar. Por eso los psiquiatras lo recomendamos muchas veces como coadyuvante en situaciones de bajo estado de ánimo o depresión. También ayuda a procesar positivamente la ansiedad y el estrés.

Algunos deportes son mejores que otros, por ejemplo las actividades aeróbicas (trote, marcha rápida, bicicleta, remo, natación) mejoran la presión arterial, Aumentan el colesterol “bueno” (colesterol HDL). Si se hacen durante un tiempo determinado, se queman calorías y eso ayuda a mantener el peso, con la mejora consiguiente de la imagen corporal.

Mantener el cuerpo en forma, externa e internamente (mejor tono muscular, velocidad del impulso nervioso, reflejos, estado arterial y venoso, etc.) es sin duda un gran beneficio.

Vayamos a situaciones en donde el deporte no es beneficioso.

Si se hace con exigencia, sin disfrute, sin respetar los límites que impone el entrenamiento progresivo o la edad, no es bueno. El ejemplo seria el varón que en un día quiere recuperar todo lo que no hizo en un año, o negar los años que pasan y quieren tener la misma capacidad física que en la adolescencia.

Lo mismo para una mujer que quiere recuperar la forma perdida y de la noche a la mañana.

Aquellos o aquellas que se sobre exigen en los fierros o aparatos y luego están para una entrevista con un traumatólogo o un kinesiólogo. De hacer el amor ni hablar, por que el solo pensar en moverse les produce dolor.

Mitología acerca de sexo y deporte

¿La actividad sexual perjudica el rendimiento deportivo?
Hay mucho de mitológico, algo de ignorancia al respecto y podríamos agregar falta de investigaciones serias al respecto.

En general los entrenadores, o los responsables de los deportistas de alto rendimiento tienen cada uno su concepto y muchas veces se dejan ganar por las tradiciones verbales.

En este sentido las conversaciones van modelando la creencia. Los que trabajamos con las personas y su sistema de creencias sabemos que nada es mas difícil de cambiar que ese punto de partida, Einstien decía que es mas fácil partir un átomo que cambiar o romper una creencia ( buscar la frase).

Las creencias no son abstractas si no que definen las conductas a seguir. En este sentido si creo que algo me va a dañar o lo evito o finalmente al anticipar el daño, lo más probable es que me afecte.

Vayamos a los hechos comprobados científicamente.

El medico Holland investigó en EEUU en el año 1980 cuantas calorías se gastan en una hora de relaciones sexuales (…. Hay que llegar a una hora!!). La cifra es de 70 calorías, lo cual equivale a caminar 3 Km. en una hora o andar en bici a 7 Km. por hora o jugar al golf.

También se midió el esfuerzo que demanda tener relaciones sexuales tema realmente importante en aquellas personas que no pueden realizar el esfuerzo de tener relaciones sexuales. El esfuerzo equivale a subir dos pisos por escaleras a paso vivo y sin detenerse.

Sigamos con las evidencias, algunos piensan que la perdida de energías se daría al eyacular.

Recordemos que la eyaculacion (4ml de semen) tiene un valor energético de 36 calorías, lo que equivale a un terrón de azúcar. Es obvio que no puede debilitar a ningún varón.

William Masters y Virginia Johnson famosos pioneros en la investigación de la sexualidad concluyeron que un atleta debería rendir al máximo después de un coito si le dan 5 minutos de recuperación.

Finalmente entonces no hay motivos científicamente comprobados para asociar negativamente sexo y rendimiento deportivo.

Por supuesto la actividad deportiva moderada mejora, beneficia pero tampoco soluciona los problemas que desde hace tiempo muchos varones y mujeres sufren, si este es su caso corresponde que realice la consulta con un especialista.

Sobre Adrián Helien

Médico especialista en Psiquiatría y Sexóloga Clínica. Coordinador del Grupo de Atención a Personas Transexuales (GAPET), División Urología del Hospital Durand.
«
Siguiente
»
Anterior