Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Así lo reveló un estudio de las universidades de Tennesse y Mississippi en Estados Unidos. Especialistas analizaron el impacto de ese momento único e irrepetible.


Unos días atrás, la inagotablemente mediática Kim Kardashian volvió a acaparar todos los titulares de la prensa del espectáculo con una revelación íntima: reconoció haber debutado sexualmente a los 14 años y con Tito Joe Jackson, nada menos que el sobrino de Michael, el Rey del pop.

La confesión de Kardashian sacó a la luz una de las etapas más importantes de la vida sexual de una persona y uno de los pilares de la intimidad de cualquier persona.

La primera relación sexual mezcla nervios, expectativas, emoción, miedo y hasta ansiedad. Pero lo que muchos podían ignorar es que la pérdida de la virginidad puede ser un factor determinante en el futuro de la vida sexual de cada uno.

Un informe de investigadores de las universidades de Tennessee y Mississippi publicado en el prestigioso The Journal of Sexual Medicine indicó que las experiencias traumáticas en la primera vez terminan por afectar el resto de la vida sexual de los individuos.

Factores como la frustración, decepción o miedo pueden acarrear tanto problemas psicológicos en la intimidad como disfunciones sexuales.

Ansiedad, negatividad y conexión fueron las tres palabras más repetidas respecto a las primeras experiencias sexuales.

La importancia del cómo y el cuándo

El estudio consistió en una inicial entrevista a 206 mujeres y 113 hombres sobre las experiencias en su primera relación: se les consultó cómo y cuándo perdieron la virginidad, qué grado de felicidad tuvieron en el final del acto y de cuánto se arrepentían. Las palabras más nombradas en las respuestas fueron "ansiedad", "negatividad" y "conexión".

El siguiente paso consistió en que cada individuo calificara las relaciones sexuales de sus próximas dos semanas en términos de sentimiento de control, satisfacción y bienestar general.

EL ESTUDIO FUE REALIZADO CON 206 MUJERES Y 113 HOMBRES, QUIENES REVELARON LOS DETALLES DE SU DEBUT SEXUAL

Los resultados fueron claros: aquellos que habían tenido una primera vez dulce, con amor y satisfactoria fueron los que menos signos de "depresión sexual" reflejaron. En cambio, aquellos que habían utilizado los términos de la ansiedad y la negatividad en su debut, son los que expusieron un panorama de crisis en su vida sexual actual.

"Esto sugiere que la primera vez es mucho más que una piedra en el camino. Puede traer implicaciones muy serias en la vida posterior", analizaron los autores.



Mucho en juego

"La primera relación sexual no es un hecho menor. No podemos compararla, por ejemplo, con otras primeras veces. No es como ir al cine por primera vez. Tiene una carga emocional importante y por eso, en general, queda indeleblemente marcada en nuestros cuerpos y mentes", analizó para Infobae Adrián Helien, presidente del Capítulo de Sexología de la Asociación de Psiquiatras Argentinos.

Se sabe que la primera experiencia sexual nunca es la mejor y que, habitualmente, está cargada de un grado de nerviosismo y desconocimiento que la condiciona.

"Los errores de las primeras veces son muy comunes. Depende de cada persona si estas experiencias marcan traumáticamente su vida o no. De la sexualidad se aprende, hay que permitirse abrirse a la experiencia y aprender", agregó Helien.

EL APRENDIZAJE DE LA SEXUALIDAD ES UN FACTOR CLAVE PARA EVITAR CONSECUENCIAS NOCIVAS DE EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS

Para Gabrielle Moore, una prestigiosa escritora neoyorquina especializada en relaciones sexuales, las personas, antes de su primera vez, se pueden clasificar en tres categorías:

  • Los pragmáticos: quienes saben que no van a vivir su mejor experiencia pero manejan las expectativas para disfrutar de un acto "aceptable".
  • Los estigmatizados: quienes se sienten tan avergonzados por su condición de vírgenes y están dispuestos a perder su virginidad de la manera que sea.
  • Los solidarios: son los que ven su virginidad como algo precioso y tanto dan como exigen el mayor cuidado sobre el tema. Estos son los que más pueden verse afectados ante un escenario traumático.

Las posibles consecuencias

Para Carlos San Martín, un sexólogo de renombre en España, la edad no cumple necesariamente un factor determinante en el éxito o fracaso de la primera vez. "En cambio, los factores actitudinales, el contexto, las expectativas y la elección libre del momento son elementos esenciales a la hora de garantizar una primera vez satisfactoria".

Respecto a las consecuencias, es difícil que puedan aparecer repercusiones físicas. Sin embargo, la inseguridad y diversas crisis psicológicas a raíz de una primera experiencia traumática,
pueden conducir a trastornos como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz, la anorgasmia o el vaginismo.


Publicada en Infobae

Sobre Adrián Helien

Médico especialista en Psiquiatría y Sexóloga Clínica. Coordinador del Grupo de Atención a Personas Transexuales (GAPET), División Urología del Hospital Durand.
«
Siguiente
»
Anterior