Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

En el 85% de los casos de hackeo de fotos hot se descubre al culpable, pero no hay condena.


El escándalo desatado tras la filtración de las fotos íntimas de la modelo Ivana Nadal sacó a la luz el debate sobre el “sexting” –envío de imágenes, mensajes o videos eróticos a través de internet– y sus consecuencias legales, cuando el material que fue enviado a un destinatario termina, sin consentimiento, difundiéndose a través del mundo digital.

Según indican los abogados y especialistas en delitos informáticos, las causas por presuntos hackeos a celulares o difusión no consentida de imágenes privadas son cada vez más frecuentes en los tribunales. También se acumulan los reclamos por sextorsión o pornovenganza, cuando se suman las amenazas o intentos de manipulación de parte de quien tiene el material. “Todos los días aparecen nuevos casos, y a pesar de todo, las personas aún subestiman la seguridad de lo que envían o de lo que tienen en sus dispositivos”, explica a PERFIL Miguel Sumer Elías, abogado de Informaticalegal.com. Muchas famosas de Argentina y de Hollywood fueron víctimas de este tipo de hackeos.

En el país, la Ley 26.388 del Código Penal contempla penas efectivas para distintos delitos informáticos, aunque pocas veces los casos terminan en una condena, “a veces por las dificultades para probarlo, y otras por la propia decisión del damnificado, que inicia el proceso sólo con la finalidad de averiguar quién fue”, agrega Gustavo Tanús, abogado especializado en protección de datos en Internet. Si bien no hay estadísticas sobre el tema, desde la Fiscalía de Delitos Informáticos de la Ciudad afirman que en cerca del 85% de los casos logran descubrir al autor, aunque la mayoría resuelve la cuestión sin llegar a juicio, mediante una vía alternativa de solución del conflicto, como una mediación.

Aunque hasta hace algunos años el “Sexting” estaba más ligado a los adolescentes, hoy son más los adultos que lo practican. Un estudio de la iniciativa Pantallas Amigas en Latinoamérica destaca que el 40% de los usuarios de Internet mayores de 18 años ha enviado fotografías o videos con contenido sexual. “Es que la tecnología actúa hoy como una una forma más de excitación; puede servir para aumentar el nivel de recreación y erotismo en la pareja”, advierte Adrián Helien, presidente del Capítulo de Sexología y Diversidad Sexual de la Asociación de Psiquiatras Argentinos. 


Riesgos. Y aunque muchos lo practican, también son conscientes de los peligros que conlleva. Según la encuesta, los principales riesgos asociados al sexting son la extorsión (59%), el ciberbullying (45%) y los daños al honor, intimidad e imagen (42%), entre otros. “Es posible que te roben la información, o hackeen un celular, el correo electrónico, o simplemente que quede al alcance de un tercero. Por eso, de querer mandar este contenido, lo mejor es guardarlo en un medio privado, o encriptarlo. Siempre hay un nivel más de seguridad para resguardar la información”, sostiene Pablo Rodríguez Romeo, perito informático y especialista en seguridad del Estudio CySI.

Daniela Dupuy, fiscal especialista en Delitos Informáticos, explica que en el país no está regulado el “Sexting” como delito –como sí sucede en Estados Unidos–, pero que, cuando llegan denuncias por hostigamiento a través de Internet, lo primero que hay que hacer es encuadrarlo en tipo penal. “Al subir una foto a las redes sociales, deja de ser privada y pasa al ámbito compartido. Cuando alguien pasa una foto porque quiere a una pareja, y luego esa persona hace pública la imagen, hay que analizar cada caso para definir el delito. Y, si una ex pareja hackea el sistema informático y luego las revela, ahí hay un delito”, aclara. “Cada vez entran más casos como éstos, es un fenómeno social que crece conforme se toma contacto con la tecnología”.

Rosalía Draletti | Perfil.com

Sobre Adrián Helien

Médico especialista en Psiquiatría y Sexóloga Clínica. Coordinador del Grupo de Atención a Personas Transexuales (GAPET), División Urología del Hospital Durand.
«
Siguiente
»
Anterior